El éxito de un restaurante hoy en día no depende solo de la calidad de su comida y servicio sino también en gran medida de cuan confortable es su ambiente, poder disfrutar de una conversación clara y amena en un ambiente tranquilo es tan importante como el resto de los elementos. Recuerde la última vez que visitó un restaurante concurrido ¿Podía escuchar claramente lo que le decía su acompañante? O tal vez estaba distraído con el bullicio de la cocina o las conversaciones de las mesas alrededor. Este efecto se conoce como Cocktail Party y se presenta frecuentemente en recintos que no están tratados acústicamente. En muchos locales de este tipo el nivel de presión sonora puede alcanzar picos de entre 90 y 110 dB por lo que no solo es una cuestión de confort sino de salud, una conversación normal oscila entre los 45 y 60 dB por lo que es normal que las personas resulten aturdidas por los efectos mencionados. Confundimos a veces una atmósfera ruidosa con un ambiente vivaz y alegre, se puede contar con cierto nivel de ruido pero de manera controlada.

¿ Como puede Simacustic ayudar a controlar este tipo de ambientes?

La línea de paneles Simacustic son la opción más sencilla, elegante y económica al momento de tratar recintos acústicamente, con una amplia gama de tamaños, colores y la posibilidad de personalizar tus paneles con cualquier imagen, contarás con los beneficios  de un tratamiento acústico efectivo y una decoración vanguardista y adaptada a tus necesidades.